PUNTO DE MIRA 

herminio-ramos HERMINIO RAMOS.  

Cartas de van y ven

 25-10-2008

HERMINIO RAMOS. Los nuevos medios de comunicación ofrecen tal cantidad de posibilidades al usuario que desborda a la imaginación más acreditada y crea tal cantidad de cruces, de llamadas y de interferencias, que aun con la mejor intención y disposición es muy difícil atender y cumplir muchas veces con las más elementales normas de respeto y atención.
Si a esto unimos la gran variedad de posibilidades que ofrece y lo enlazamos con instituciones y servicios de todo tipo, entonces te puedes encontrar en un momento determinado colgado no sé si por los pies o las manos de media docena de casos o de compromisos a la vez, lo cual hace si no imposible sí muy difícil corresponder a tales demandas.

Días pasados me envían una de las cartas que despiertan esa curiosidad innata en la persona que se ha movido y se mueve entre papeles, con mejor o peor fortuna y con más o menos acierto, pero dedicándole toda la atención que siempre me han merecido.
Pues bien, la carta se refiere a la obra de Pedro Alvarez y me enlaza en la cuestión por mi dedicación a la enseñanza durante toda mi vida activa y sin duda por alguna relación de alumno a profesor en los años del Claudio Moyano. Yo conozco parte de la obra de Pedro Alvarez, no toda, y en los últimos tiempos tengo noticias del trabajo de la doctora Almendral, becada por el Instituto de Estudios Zamoranos, sobre un trabajo exhaustivo acerca de la obra de dicho autor.
El remitente, vinculado a la tierra de Pedro Alvarez, reclama con insistencia la reivindicación del autor a través de su obra, con esa insistencia y tenacidad que las gentes de todas las tierras del mundo reivindican y reclaman para las figuras que han destacado y lo hacen con la sencillez y la sinceridad de quien quiere reivindicar que también en sus tierras han salido magos de la pluma, artistas inspirados que han dejado páginas de gloria en las letras y cuyas creaciones han descrito de manera magistral los tipos, los paisajes y los ambientes donde su creación se desarrolla. Entiendo y respeto profundamente la inquietud y los argumentos de este paisano del autor referido, pero además de esto es muy poco lo que yo puedo hacer. Doctores tiene...
No obstante, agradezco su carta y entiendo sus argumentos. Cada tierra quiere dar a conocer y promocionarse a través de sus hijos en justo derecho a ser la tierra donde nacieron y donde recibieron las primeras caricias del ambiente y las primeras impresiones que despertaron en él la gloria de las letras que tan amargo y duro suele ser muchas veces el arranque pero la estela es imborrable.
Estimado remitente, sólo el Instituto de Estudios Zamoranos, depositario oficial del trabajo de la doctora Almendral, puede dar contestación definitiva a su interés por la obra de su paisano, obra que por otra parte marcó una línea de separación entre dos épocas, con inquietudes e incluso tendencias muy distintas y a veces hasta contrapuestas.
Todos esperamos con verdadera ansiedad que el IEZ, libre de los agobios que sin duda pesan constantemente sobre sus programas, ofrezca cuanto antes ese trabajo que descubrirá a muchos zamoranos a un paisano que además de marcar una época con la sencillez de los grandes maestros, nos legó una obra que tratada por una experta va a sorprender gratamente a todos y todos esperamos por tanto con vivo interés su publicación.