José Fradejas: Hay «exaltación de la lengua» por parte del zamorano

(0pinion zamora 22-12-2008)

jose-fradejas

 

  Un nombre que yacía en el semi-olvido. Los autores desaparecen, a veces, de la vida de los críticos y de los lectores. Sobre todo, si no se efectúan re-ediciones de sus obras. Y los títulos sólo son mencionados en algunas historias -con éste o con otro rótulo- de la literatura. Si, además, el escritor no hace mucho por difundir sus creaciones? Si, además, la tarea periodística absorbe tiempo y dedicación? Se habrá dado con la vía que conduce directamente al silencio.
Sólo algunos paisanos, como José Fradejas Lebrero, catedrático emérito de Lengua Española de la UNED, tienen en cuenta su producción literaria. El profesor de Algodre, autor de "Los evangelios apócrifos en la literatura española" y "Novela corta del siglo XVI", además de la interesante serie sobre "Geografía Literaria", ha

encomiado, en algunos momentos, las novelas de Pedro Alvarez. Sobre todo, por el manejo del lenguaje. «En los años cuarenta, en el momento de la renovación de la novela española con la aparición de "Nada", de Carmen Laforet, y lo primero de Camilo José Cela, hubo una obra superior a todas: "Nasa"», exponía ayer a este periódico. «Tiene las características de la España eterna», añadía, «con personajes populares, que se enraízan en Valle Inclán, en la exaltación de la lengua de la región y en la observación de los paisajes y de los seres».
El filólogo considera que esa novela constituye «una despensa de tradiciones y de formas lingüísticas que están perdiéndose». Por eso, así lo cree, «tiene que estar en manos de todos los muchachos zamoranos». Porque «es una obra maestra de la literatura española de los años cuarenta». Como oyen. Como queda escrito. Pero los jóvenes de la tierra no son, ay, de muchas lecturas.
No está solo Fradejas Lebrero en esa tesis. Otros le acompañan en tal criterio, como Francisco Yndurain, también catedrático, que es alguien en eso de letras y gramáticas, estudios y discernimientos.
La hemeroteca del viejo "Correo" guarda colaboraciones de Pedro Alvarez. Aquellos trabajos aparecieron publicados a finales de la década de los años treinta. El detenido repaso de la colección, tarea laborioso -se desconocen fechas y títulos de las colaboraciones-, ofrecería nuevas perspectivas acerca de la prehistoria literaria del escritor. Esa obra dispersa aporta, en ocasiones, interesantes creaciones. O nos lleva a la benevolencia con los materiales iniciáticos.