LUISITO ( Hermano José Luis Martínez Gil)
Religioso de la Orden de San Juan de Dios y Escritor

 


 

 

Nombre: Dr. JOSÉ LUIS MARTÍNEZ GIL OH.

Natural de Villalba de la Lampreana, (Zamora). España.

Profesión: Religioso de la Orden de San Juan de Dios.

Dirección: Curia Generalizia Ordine Ospedaliero di S. Giovanni di Dio. (FATEBENEFRATELLI).

Via della Nocetta, 263 - 00164 Roma. Italia.

Estudios realizados:

* Bachiller Superior, Universidad Literaria de Salamanca. 1969-70.

* Bachiller en Catequética, Instituto Pontificio San Pío X, Facultad de Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca. 1968-1971.

* Diplomado en Enfermería por la Universidad Complutense de Madrid. 1972-1975.

- Diplomado en Logopedia por la Facultad de Medicina. Universidad Complutense de Madrid. 1981-1983.

- Diplomado en Psicomotricidad por la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid. 1984.

-Diplomado en Geriatría por la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid. 1985.

- Diplomado en Fisioterapia por la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid. 1986-87.

* Bachiller en Teología en la Facultad de Teología Universidad Pontificia de Salamanca. 1971-1974.

* Licenciado en Teología en la Facultad de Teología Universidad Pontificia de Salamanca. 1974.

* Tesis de Licenciatura: "El mensaje de salvación a los inadaptados físicos y psíquicos". 1974.

* ICE, Cursos de Pedagogía por la Universidad Literaria de Salamanca. 1973-1975.

* Trabajo presentado para obtener el título en 1975: "El dibujo como expresión artística en la educación".

* Diplomado EDAC, Animador de Grupos cristianos. ICE. Facultad de Pedagogía de la Universidad Pontificia de Salamanca. 1988.

* Diplomado en Archivística por la Escuela de Archivística, Diplomática y Paleografía del Archivo Secreto Vaticano. 1999-2000.

* Doctor en Teología en la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca. España. Junio de 2000.

*Tesis para obtener el doctorado: San Juan de Dios Fundador de la Fraternidad Hospitalaria. Consolidación de la Fraternidad según documentos inéditos 1537-1619.

· Libro: San Juan de Dios Fundador de la Fraternidad Hospitalaria, Biblioteca de Autores Cristianos, BAC maior 71, Madrid 2002.

· En preparación: Proceso de Beatificación y Canonización de San Juan de Ávila. BAC maior, Madrid 2003. (Publicación, abril 2003).

· En preparación: Bulario de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios.

· En preparación: Vida de los Hnos. Antón Martín y Pedro Velasco, primeros compañeros de San Juan de Dios.


Otros trabajos y artículos:

* "Yo, Juan de Dios", Ed. Tres Medios. Madrid, 1987, libro con diapositivas y música sobre la vida y obra del santo.

* "Documento histórico del Archivo Secreto Vaticano con la petición a la Santa Sede para la aprobación de la Orden Hospitalaria, en "L´Osservatore Romano", sábado 1 de junio, 1996; transcripción del italiano en "Boletín Informativo San Juan de Dios- Castilla", 208 (1996), 406-407.

* "La Compañía de Jesús y el Hospital Juan de Dios de Granada". En "Boletín Informativo San Juan de Dios-Castilla", 216 (1997), 433-435.

* Felipe II, San Juan de Dios y la Orden Hospitalaria en el cuarto centenario de su muerte (1598-1998), en Boletín Informativo San Juan de Dios- Castilla, 225 (1998), 440-445.

· San Juan de Ávila, director espiritual de San Juan de Dios, en Salmanticensis, vol. XLVII, Fasc. 3. Septiembre-Diciembre 2000.

· Vida de los Hnos. Antón Martín de Dios y Pedro Pecador Velasco, (10 artículos sobre su vida) en Hermanos Hospitalarios. Nº. 245-252 (2001-2003).

· Felipe II apoya la Fundación del hospital Antón Martín de Madrid, (seis artículos) en Hermanos Hospitalarios, nº 247-252. Madrid (2001-2003).

· Villancicos Hospitalarios, en Hermanos Hospitalarios, 252 (2003) 480-487.

· La conversión de san Juan de Dios. 20 de Enero de 1534 en Granada, en Hermanos Hospitalarios, 252 (2003) 492-500.

· En preparación 10 volúmenes del Bulario de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios.

· En preparación Índice de Documentos de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios

Luisito es actualmente una de las personas que más está haciendo por difundir la existencia de Villalba por todo el mundo. Trabaja en Roma (Vaticano), y siempre que tiene oportunidad no deja de hacernos alguna visita.

Es un trabajador incansable al que seguramente todos recordareis, al menos allá arriba, en la iglesia durante las misas y las lecturas durante todos los días que pasa con nosotros.

Ultimamente ha escrito el resultado de la investigación de su tesis doctoral, dos libro que refieren la vida de San Juan de Avila.

En dichos libros aparece, en la biografía del autor, que es un hijo de Villalba, en Zamora, España.

la presentación de este primer libro, en España es el próximo Viernes día 21 de marzo de 2003, en Madrid a las 17,30 es una acto público, abierto y presidido por el P. General de la Orden; con participación de los Profesores, José Ignacio Tellechea, Director de la Tesis; Olegario González de Cardedal, Profesor de Cristología de la U. P. de Salamanca, también Tellechea, el Presiden de la Biblioteca de Autores Cristianos, una de las más prestigiosas de España, y cerrará el acto el P. General de la Orden de se desplaza a Madrid desde Roma. Dirige el acto el P. Provincial de Castilla. Después del acto tendremos un vino español en el bar del Hospital.

El primer libro ha tenido un gran éxito, habiéndose agotado los 1500 ejemplares iniciales, estando en preparación una 2ª Edición. Ha entrado en las 700 mejores Bibliotecas, Archivos, Monasterios, Conventos, Universidades, Facultades, en todas ellas puede consultarse para la búsqueda Villalba y un hijo de Villalba. Han publicado más de 10 importantes artículos en L´Osservatore Romano, en lengua italiana y española. Ha sido publicado en la agencia Zenit de correo electrónico, con un volumen de más de 500.000 suscritores. Han sido anunciado en más de 20 revistas.

Dicho libro ha sido merecedro de la Medalla de Diamante, máximo premio, con mención especial de la Academia europea de las Artes con sede en Leuxe (Bélgica)

Por interés del Autor, se adjunta la presentación que se hará ese día y la siguiente invitación:

 

 


¡Loado sea nuestro Señor Jesucristo por siempre!

 

Gustosamente me uno a la invitación del P. Provincial de Castilla de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios y comparto con todos vosotros este acto al que quedaís invitados, es abierto a todos y después del mismo compartiremos un vino español en el Bar de dicho Hospital.
Esperando vuestra presencia si es posible, compartieremos nuestra amistad. Que San Juan de Dios, nos llene a todos de su amor y nos meta en la bodega de su caridad.
Os envía un cordial saludo en el Señor.
Hno. José Luis Martínez Gil, OH.


invitacion.jpg (47821 bytes) Invitación al acto


Noticia del diario la Opinión de Zamora de fecha 28-04-2003

José Luis Martínez Gil, doctor en Teología, historiador y enfermero del Papa: «Juan Pablo II es un magnífico enfermo: obedece al tratamiento, sufre en silencio y no se queja jamás»

«Después de veinte siglos, una parte del Evangelio sigue sin estrenarse»

Jesús Hernández

Ha sido, hasta ayer, y durante nueve años, el enfermero de Juan Pablo II. Este zamorano de La Lampreana, José Luis Martínez Gil, es doctor en Teología, historiador y muchas cosas más. Entre ellas, diplomado en Enfermería. Acaba de publicar un estudio, trasunto de su tesis doctoral, sobre "San Juan de Dios, fundador de la Fraternidad Hospitalaria", y recibe los elogios de los especialistas. Este religioso, que conoce de cerca al Papa, habla con sinceridad del Pontífice Romano y de otras muchas cuestiones. Cierto que no contesta a todo lo que se le pregunta. «Yo no soy el portavoz del Vaticano», se excusa. Un poco de cautela nunca está mal. Por callar no se peca.


- José Luis Martínez Gil nace en Villalba de la Lampreana. Y un día, siendo niño, surge su vocación religiosa. ¿Esta es un misterio?
- Recibí la vocación como un don que Dios me concedió, gratuito y libre, y he procurado vivir ejerciéndolo en la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios. Y es, sin duda, un verdadero ministerio. Para nosotros, se trata de ejercer el ministerio de la Caridad y la Hospitalidad con los pobres y enfermos al servicio de la Iglesia y al pueblo, en la sociedad, allí donde seamos más necesarios.
- Publica un libro: "San Juan de Dios, fundador de la Fraternidad Hospitalaria", su tesis doctoral, en la BAC, y aporta nuevos datos biográficos y documentos inéditos. Por ejemplo, el santo no nació en Portugal, sino en Casarrubios del Monte (Toledo). Y no es el único dato novedoso.
- No es el único novedoso. Son muchos, y el lector puede apreciarlos en el libro. San Juan de Dios fue verdadero Fundador de la Fraternidad Hospitalaria. En vida, tuvo más compañeros de los que conocíamos. La conversión, según el Proceso de Beatificación, se produjo antes de lo que pensábamos hasta ahora. Tuvo varias entrevistas con Felipe II y con su director espiritual y confesor, San Juan de Avila. Actualmente, contamos con nuevos datos y cinco nuevas cartas del santo. Y podemos redescubrir el carisma con esas noticias, entre tantas como aporto. Lo completo con el Proceso de Beatificación, que saldrá publicado en la BAC, y será el segundo libro en poco tiempo. El tercero es el Bulario de la Orden, que complementará lo que no he podido decir en los anteriores. Y, también, aparecerá próximamente.
- ¿Había muchas invenciones e inexactitudes en las anteriores biografías?
- Muchas. Si hablamos con propiedad, sólo había una sola biografía, la primera, del Maestro Francisco de Castro, escrita en 1585, con datos históricos muy imprecisos e incompletos, pero, como dice fray Luis de Granada, escrita y muy bien escrita. Los padres del primer biógrafo eran zamoranos, aunque él vivió en Granada. Yo he procurado seguirla paso a paso y aclarar tantas lagunas que no pudo verificar. Las restantes biografías o siguen a Castro o añaden relatos que no los hacen fuente segura y crítica, si bien han prestado gran servicio devocional.
- ¿Es cierto que escribió el libro en el Archivo Secreto del Vaticano?
- Está escrito, íntegramente, en la Ciudad del Vaticano, puesto que vivía allí, con la ayuda del Archivo Secreto Vaticano.
- El volumen recoge elogios: el cardenal Darío Castrillón, agencias informativas, L?Observatore Romano... Y recibe el Premio Internacional de Literatura 2003 de la academia Europea de las Artes, que tiene su sede en Bélgica... No es para quejarse.
- La acogida ha sido muy positiva, tanto por parte de las autoridades académicas como de la Orden. No he recibido ataques, a pesar de ofrecer datos diferentes a los que otros defendían. Al aportar los Documentos, nadie se puede molestar. Al contrario, deben estar agradecidos de este servicio a la Historia, a la Orden y a la Iglesia. Estoy muy contento por todo ello. No solo he recibido la felicitación del cardenal Castrillón, sino de otros muchos e importantes cardenales, obispos y del Santo Padre.
- Conoce bien el Archivo Secreto Vaticano, donde ha investigado. ¿Es una mina?
- Lo conozco muy bien, y es el mejor del mundo con más de 185 kilómetros de estanterías, llenas de documentos, la mayoría inéditos. Sólo allí puedes encontrar fondos con miles de volúmenes, como la sección de Bulas y Breves, que pasan de 7.500, y de gran importancia para la historia y la sociedad. Puedes hallar el documento que menos pienses. Es el archivo personal del Papa.
- El santo era defensor de la dignidad del pobre, del enfermo y del marginado. Hace cinco siglos, ya era partidario de la atención personalizada.
- Así fue. Y es lo que procura hacer, ahora, la Orden Hospitalaria en todos sus centros y actividades para que su carisma siga vivo. Y creo que se puede verificar en sus centros. Muchos zamoranos pueden apreciarlo en el Psiquiátrico de Palencia, donde una de las prioridades es dignificar la medicina para los enfermos con los medios más modernos y con caridad antigua, como lo hacía San Juan de Dios.
- San Juan de Dos, porque es un santo con un carisma actual, ¿qué haría en este siglo XXI?
- Es un santo de rabiosa actualidad, porque ejerció su ministerio y trabajo con los más pobres y necesitados, y hoy, en el siglo XXI, es necesaria su caridad y hospitalidad y su estilo de ejercerla a través de sus hijos los Hospitalarios. Son tantas las necesidades en el mundo: psiquiátricos, ancianos, drogadictos, sida, terminales, paralíticos cerebrales, emigrantes, transeúntes..., y hay que darle una respuesta humanizante y acogedora, como lo supo hacer el santo y con su estilo.
- ¿Gentes como San Juan de Dios ponen el rostro humano de la religión?
- Sin ninguna duda. Mire la historia hospitalaria de la Iglesia. Y no sólo nuestra Orden, sino tantas otras Congregaciones e Institutos Religiosos que hacen este ministerio de caridad atendiendo y socorriendo a tanta gente en todo el mundo, con ese ejército de valientes y generosos misioneros que entregan su vida al servicio de Dios. Entre ellos, muchos zamoranos.
- Usted ejerce su profesión de enfermero. Ha estado nueve años al servicio de Juan Pablo II. ¿Qué recuerda de esta etapa?
- Es un privilegio realizar este servicio al Santo Padre. Me siento muy feliz y gozoso de este trabajo a la Santa Sede, a la Iglesia y al Papa. He podido atender a tantos peregrinos de todo el mundo que participaban en las audiencias, y también en las ceremonias papales, que estos años han sido muy numerosas, principalmente el 2000, tanto en Roma como en Castelgandolfo... He podido conocer a mucha gente y estar siempre atento a servirla y orientarla, para que se llevara un grato recuerdo de Roma y del Santo Padre.
- ¿El Papa es buen enfermo? ¿Sufre en silencio y no se queja de nada?
- Es un magnífico enfermo, muy humano, cercano, dulce, sereno y muy obediente al tratamiento. Sufre en silencio y nos da ejemplo como un verdadero santo. No se queja jamás. Le puedo contar cómo un Domingo de Ramos, en plena ceremonia en la Plaza San Pedro, le picó una avispa en un dedo. Yo estaba muy cercano y no le vi ningún gesto, a pesar del gran dolor que le producía, hasta que le llevé la correspondiente medicina. Es un santo.
- Trabajó, también, en la Farmacia Vaticana. ¿Qué tenía de especial esa labor?
- Se trata de prestar salud a los moradores del Vaticano, distribuyendo medicinas que muchas veces sólo se pueden encontrar allí. También a sus colaboradores: trabajadores del Vaticano y religiosos de Roma. Y está abierta a todos los italianos y ciudadanos del mundo, enviando muchas medicinas a los misioneros. Muchas vidas se han salvado por llegar a tiempo una medicina que sólo se encontraba en la Farmacia Vaticana.
- Usted, gran trabajador, es un caso singular: doctor en Teología, diplomado en enfermería -y también en Logopedia, Psicomotricidad, Geriatría y Fisioterapia- y Archivística. ¿Es uno de esos denominados "traperos del tiempo", que lo aprovechan como nadie?
- Así ha sido. He trabajado en la Farmacia Vaticana, y en los ratos libres he realizado mi tesis doctoral. Durante las audiencias, si no había trabajo, aprovechaba para corregir. Sólo una vez a la semana acudía al ASV. O si tenía algún día libre. En las vacaciones, y desde Villalba, acudía al Archivo Histórico de Simancas, uno de los mejores del mundo, y allí pude encontrar importantes documentos. Tenía tiempo para hacer campamentos y colaborar como enfermero en ellos. Recuerdo con mucho cariño los años pasados en el Lago de Sanabria y en otras partes de España, ofreciendo mis vacaciones a este ministerio.
- Jesús curó a leprosos, ciegos, lisiados... ¿Dios está más cerca de los enfermos y necesitados que de los sanos y opulentos?
- Jesús pasó por el mundo haciendo el bien, curando y socorriendo a los necesitados corporal y espiritualmente. Dios está en y con todos. Tiene una preferencia por los pobres, enfermos y necesitados como lo podemos ver en el evangelio de la misericordia: son los preferidos del reino. Pero tampoco se olvida de los sanos.
- ¿Cuál es la mayor grandeza del pobre, del enfermo, del marginado?
- Aceptarlo y vivirlo con serenidad, y saberlo superar, y agradecer la colaboración de la familia, la sociedad, la Iglesia y el voluntariado para salir de la situación o superar las circunstancias adversas de la pobreza, la enfermedad y la marginación.
- ¿La caridad está pasada de moda?
- De ninguna manera. La caridad la podemos ejercer de muchas formas, y en todo tiempo.
- ¿Una parte de la Iglesia no ha olvidado, quizá, a los pobres?
- La Iglesia nunca ha olvidado a los pobres y a los enfermos. Siempre ha estado atenta a los signos de los tiempos y ha dado respuestas puntuales a la atención de los pobres en toda su historia: franciscanos, hospitalarios, San Vicente de Paúl, camilos, jesuitas e innumerables Congregaciones, tanto masculinas como femeninas. Antes que los gobiernos, donde lo han hecho, siempre ha estado presente la Iglesia. Vea los miles de centros que acogen y socorren a los pobres, tanto en España como en todo el mundo.
- San Juan de Dios, hijo de judíos, denunció la injusticia. ¿Por qué la Iglesia es, actualmente, tan remisa a denunciar hechos y situaciones de injusticia?
- San Juan de Dios denunció, en todo momento, las injusticias porque se sentía Iglesia y era hijo de ella. No es verdad que la Iglesia sea remisa en denunciar las injusticias. Lo ha hecho siempre y especialmente el Papa Juan Pablo II en todo instante y ocasión. Sólo hay que ver la doctrina al respecto.
- Después de veinte siglos, ¿una parte del Evangelio sigue, por desgracia, sin estrenar?
- Así es. Y es un deber de los bautizados el anuncio del Evangelio en todas las partes y de todas las maneras. ¿Nos animamos a colaborar en lo que podamos? Si lo hacemos, nos sentiremos felices.
- ¿El humanismo emanado del Evangelio aparece perdido, estos días, entre tantos materialismos?
- Puede dar esa sensación ante tanto materialismo y hedonismo. Pero no es así. Hay mucha gente buena. Yo, al menos, la conozco. Y la que hace el bien y no lo dice es mucha más de la que se puede imaginar. Desde la parroquia, la diócesis y el voluntariado que colabora para realizar el bien. Es una riqueza anónima. Muchas veces los hombres no lo quieren ver ni reconocer, pero Dios todo lo ve.
- ¿El religioso y el sacerdote se han olvidado, con frecuencia, de las Bienaventuranzas?
- Nunca se han olvidado. Es parte de su vocación y carisma, y hay una riqueza inmensa de testimonios en toda la humanidad: El testimonio de los sacerdotes y religiosos mártires por hacer el bien y practicar las Bienaventuranzas, y cuando hablamos, tú y yo, se nos da la noticia de que un religioso trapense ha sido asesinado en Africa, al servicio de las Bienaventuranzas.
- Usted conoce de cerca a la alta jerarquía vaticana. ¿El clero de base se sentirá representado por aquélla?
- Cierto... Sin duda ninguna, y están al servicio de todos.
- ¿La hospitalidad es un don?
- La hospitalidad es un don muy apreciado en todas las páginas de la Biblia. Y en nuestros días. En mi tesis, hago un estudio de la importancia de la Hospitalidad, cómo la ejerce Juan de Dios y la Orden hasta el día de hoy, casi 500 años. Siempre ha habido profetas de hospitalidad que iluminan al mundo con tan buenos ejemplos.
- Un poeta zamorano, Claudio Rodríguez, escribió una "Oda a la hospitalidad". En ella dice que siempre hay un hombre que «encuentra / su salvación en la hospitalidad» y que «en cualquier tiempo y en cualquier terreno / siempre hay un hombre que / anda tan vagabundo como el humo». ¿Está de acuerdo?.
- Puede darse y puede ser así. Habría que matizar. En un mundo tan variado, hay de todo. Sólo la hospitalidad es un resorte universal que no tiene fronteras.
- Diga una palabra hospitalaria a los que sufren las guerras.
- Como hospitalario, la guerra es atroz y es opuesta a nuestro carisma de caridad y hospitalidad. Como señala Juan Pablo II, la paz resulta posible, la guerra siempre es un mal para el mundo. Mi deseo es que se acaben los 32 conflictos bélicos actuales, entre ellos el de Irak. Hagamos todos un esfuerzo para que reine la paz y se acaben las guerras.

 



 

PROCESO DE BEATIFICACION DE SAN JUAN DE DIOS
Jos é Luis Martínez Gil presenta su obra sobre el santo

«San Juan de Dios nació en Casarrubios»

Miércoles, 7 de marzo 2007

"Os doy una primicia: Juan De Dios nació en Casarrubios del Monte, provincia de Toledo", así concluyó la presentación de su libro sobre el santo de los pobres, "Proceso de beatificación de San Juan de Dios" (BAC), el hermano de San Juan de Dios, José Luis Martínez Gil.

En un salón de actos abarrotado, el hermano José Luis estuvo acompañado en la mesa por el obispo de Tarazona, Demetrio Fernández, por dos amigos historiadores, los profesores Marín y García Nieto, asi como por los provinciales de su orden.

El obispo de Tarazona calificó a San Juan de Dios de "figura desbordante de la Iglesia" y "gigante de la caridad", mientras el autor de la obra, José Luis Martínez, lo define como "el padre de los pobres".

Después de su monumental biografía de San Juan de Dios, José Luis Martínez Gil ofrece en esta nueva obra otra aproximación no menos documentada y científica a la figura del santo granadino, fundador de la Orden Hospitalaria y auténtico «revolucionario» del tradicional concepto de hospital.

Este volumen es fruto de la ardua tarea de enfrentarse a la vasta documentación recogida en los procesos que llevaron a la canonización de quien se definió como «siervo de los po-bres de Jesucristo». A través de los testimonios directos de quienes conocieron a San Juan de Dios, se dibuja en estas páginas la estatura humana y espiritual de un profeta que, como tantas veces ha sucedido en la his-toria de la Iglesia y de la humanidad, fue criticado en su tiempo por los señores de la política y algunos miembros de la jerarquía eclesiástica.

El lector es invitado a asistir como un observador privilegiado a un proceso que, en muchos momentos, resulta apasionante por los detalles inéditos de la biografía de San Juan de Dios y por la visión que de él tuvieron sus contemporáneos.

JOSÉ LUIS MARTÍNEZ GIL

nació en Villal-ba de la Lampreana (Zamora). Profeso de la Orden Hospitalaria, es doctor en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Una prolongada investigación para el doctorado, bajo la dirección del Prof. José Ignacio Tellechea Idígoras, dio como resultado San Juan de Dios, fundador de la fraternidad hospitalaria, publicada en la BAC, y el Proceso de beatificación de San Juan de Ávila, que ahora presentamos. Ha publicado numerosos artículos de documentación histórica hospitalaria y prepara una nueva edición del Bulario de la Orden de San Juan de Dios y la biografía de Antón Martín.