LOS CENSOS Y EL FUTURO

A los 129 vecinos del censo de 1530 llegamos a la mitad del siglo XIX y nos encontramos que don Pascual tan sólo nos da 129 casas y en el pueblo se cuentan 106 vecinos y 426 almas. Pero en un censo eclesiástico de 1884 nos cuentan 200 vecinos con 670 almas, diferencia notable en poco

más de 30 años. Esta parece ser la tónica, porque en el censo de 1910 aparecen 804 habitantes y así seguirá subiendo su población con 881 en el año 20, 894 en el año, 899 en el de 1940 y alcanzará la cota más alta en el del 50, con 980 habitantes, para inmediatamente comenzara a bajar de una manera notable. Así, en el de 1960 nos encontramos con 717 habitantes, 455 en el del 70, 371 en el del 81 y xyg en el de arrse, habiendo seguido Villalba la corriente que ha afectado a toda la población rural española y que en muchos casos seguirá bajando hasta alcanzar las medias que son normales en los países occidentales.