joaquin_bono Un zamorano afincado en Madrid, el primero en entrar en el Congreso

Joaquín del Barrio esperó casi siete horas en una noche de lluvia y niebla para franquear la Puerta de los Leones

08-12-2008

EFE. Joaquín del Barrio, un zamorano afincado en Madrid, fue un año más el primero en franquear la Puerta de los Leones y dar los buenos días al presidente del Congreso, José Bono, en el primero de los dos días de jornadas de puertas abiertas de la Cámara Baja. Del Barrio llevaba esperando desde las tres y veinte de la madrugada, a pesar de la desapacible noche de lluvia fina y niebla.
La lluvia intermitente no desanimó durante la mañana de ayer a las 4.200 personas que, hasta las dos de la tarde, visitaron el Congreso. Un año más, el hemiciclo, con los disparos de Tejero, fue el lugar que más miradas atrajo.
Con puntualidad británica, a las diez de la mañana, el presidente de la Cámara, José Bono, abrió la Puerta de los Leones, que sólo se abre para los Reyes en ocasiones especiales, como el aniversario de la Constitución celebrado el día anterior o el inicio del período de sesiones. Cientos de personas aguardaban en la calle desde la madrugada para adentrarse por ese acceso en las dependencias de la Cámara Baja. Bono recordó a uno de sus antecesores, Federico Trillo, quien tomó la decisión de abrir la Puerta de los Leones no sólo para el Rey, sino «para quien más manda, que es el pueblo español».
Durante unos minutos Bono, acompañado por las dos vicepresidentas de la Cámara Baja, Teresa Cunillera y la zamorana Ana Pastor, y por el diputado de IU Gaspar Llamazares, dio la bienvenida uno a uno a todos los que iban pasando.