PalomarCampos

 

 

El programa que se seguía en la Reserva de las Lagunas de Villafáfila de recuperación de palomares tradicionales, y que ha permitido modernizar muchas de estas edificaciones en los últimos años, y además permitir que se mantengan las colonias de cernícalo primilla, se ha suspendido para este año por falta de dinero.

La Opinión de Zamora lo exponía así:

La falta de crédito obliga a redistribuir el presupuesto en la Red Natura

La recuperación de palomares en Villafáfila se queda este año sin partida
I. G.

El Ministerio de Medio Ambiente y la Consejería del ramo de la Junta de Castilla y León han firmado un acuerdo de modificación y prórroga del convenio de colaboración para las actuaciones de conservación de la Red Natura 2000 que en la provincia de Zamora afectan a los Parques Naturales de Arribes del Duero y Lago de Sanabria, y la recuperación de palomares en la Reserva de Lagunas de Villafáfila. La modificación ha requerido de la redistribución de las anualidades establecidas debido a «problemas de no disponibilidad de crédito».

El proyecto de mejora del medio natural para la conservación de especies en Arribes del Duero (Zamora y Salamanca) cuenta con un presupuesto de 349.992 euros para las anualidades de 2011 a 2014. En el convenio de colaboración se incluye también el proyecto de recuperación de palomares tradicionales para la conservación del cernícalo primilla en Lagunas de Villafáfila, con una dotación de 479.552 euros a lo largo de 2012-13 y 14, lo que significa que para este año no hay partida económica.

En el Lago de Sanabria la actuación incluida en el convenio es la conservación de los hábitats de bosque y mantenimiento de hábitats relacionados con actividades ganaderas en áreas de montaña. La intervención cuenta con un presupuesto total de 649.998 euros a repartir en cuatro anualidades, desde 2011 hasta 2014.

Entre las actuaciones de conservación incluidas en la Red Natura 2000 que también afectan a la provincia de Zamora se incluye también la corrección de tendidos eléctricos para minimizar daños a la avifauna en las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de Castilla y León. O las intervenciones de conservación de recursos genéticos forestales.