reliquia

 

La Opinión de Zamora publica un largo artículo de Belén Alonso, en el que de la mano de Guiller va desgranando los órigenes de la fiesta y elección de patrona en nuestro pueblo, y lo acontecido hasta conseguir la reliquia de la Santa que hoy en día se venera.

Reliquia viajera

Villalba de la Lampreana custodia una muestra, única en España, de santa Filomena que llegó al municipio hace dos años desde Italia

BELÉN ALONSO Villalba de la Lampreana custodia desde hace dos años una reliquia de santa Filomena, patrona de la localidad, traída desde Italia gracias a la labor del párroco y el actual concejal de Cultura, Guillermo Gómez.

Y es que no es fácil encontrar no solo en la comunidad, sino en España una localidad con devoción a la santa y mártir. Según explica Guillermo Gómez la localidad tiene advocación a santa Filomena «datada desde el siglo XVIII en la que se confirma que una familia de Villalba tenía a una mujer que estaba enferma de la cabeza y fue desahuciada por los médicos. Esta se encomendó a la santa y se curó milagrosamente. a partir de surge una gran devoción que se ha mantenido hasta hoy».

A pesar de todo la devoción a santa Filomena no ha corrido buenos tiempos, «mas cuando el propio Vaticano la eliminó del santoral porque no se sabía nada de ella, sino que se mantenía por la tradición cristiana que contaba que había existido la santa y el tipo de martirio que había tenido, hasta que unas excavaciones en Santa Priscila en Roma en 1802 encuentran su sepulcro y se restituye en el santoral el día 11 de agosto. Villalba de la Lampreana celebra la festividad el segundo domingo de Pascua».

El hallazgo reveló que la tumba contenía un esqueleto que era de huesos pequeños y notaron a la vez, que su cuerpo había sido traspasado por flechas. Al examinar los restos los cirujanos atestiguaron la clase de heridas que la joven mártir recibió y los expertos coincidieron en calcular que la niña fue martirizada entre la edad de 12 o 13 años. Por el entusiasmo que causaba en los primeros cristianos la valentía de los que morían por la fe, acostumbraban a marcar la losa con el signo de la palma, y ponían al lado un pequeño frasco que contenía la sangre del mártir. Los huesos, cráneo y cenizas junto con el frasco que contenía la sangre fueron depositados en un ataúd, el cual fue cerrado y triplemente sellado. Bajo guardia de honor el ataúd de ébano fue llevado a la custodia del Cardenal Vicario de Roma, a una capilla donde se guardan los cuerpos de santos.

La idea de traer la reliquia a la localidad comienza tras iniciar los contactos con Mugnano, localidad italiana, próxima a Nápoles donde fueron llevados los restos en 1805. Gómez asegura que no hubo problemas para hacerse con la reliquia, «nos pusimos en contacto con el obispo de Mugnano y encantado porque en Sudamérica hay mucha devoción a santa Filomena, pero en España prácticamente no se conoce en ningún sitio».

Para acreditarlo la comisión envió a Italia documentación sobre la devoción, la historia, fotografías, datos e información de la cofradía de la santa y mártir existente en el pueblo y «a la que pertenecen todas las niñas de la localidad y en la que son apuntadas nada más nacer, ya que a santa Filomena la mataron siendo muy niña». Tras cerca de dos meses de comunicación epistolar con Mugnano se solicitó la posibilidad de conseguir una reliquia y «el obispo de allí nos la envió junto a una carta que está expuesta junto al pequeño sagrario donde reposa, debajo de la Virgen del Rosario». Así desde hace dos años la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción custodia unos pequeños restos del cuerpo de la santa que son dados a adorar durante la celebración de la festividad y durante la procesión las mayordomas portan unas llamativas palmas. Es tradición en la localidad que ese día se realice también la bendición de las llamadas «rosquillas de santa Filomena» que no faltan en ninguno de los hogares, mientras que en Italia y Sudamérica se realiza la bendición de aceite puesto que «en su sepulcro apareció un frasco licuado de aceite, que supuestamente fue bendecido por ella y es símbolo de protección».

Tiempo atrás, según explica Guillermo Gómez, «las mujeres del pueblo se ofrecían y procesionaban con el hábito de santa Filomena, pero la tradición se perdió».

La imagen de santa Filomena comparte devoción en Villalba con la Virgen de la Asunción y la de las Angustias. La pequeña talla que la representa está ubicada en uno de los brazos del crucero de la iglesia parroquial en una pena flanqueada por otras dos imágenes.

zona-reliquia zona-reliquia-2

Otras noticias de interés sobre el tema 

p