Portada de NASA de Pedro Alvarez


El IEZ Florian de Ocampo ha publicado NASA, de Pedro Alvarez, de Villalba de la Lampreana, un acontecimiento que llevábamos tanto tiempo esperando.

Aunque con unos meses de retraso, sobre la fecha esperada, NASA, de Pedro Alvarez, está editada, impresa y lista para su presentación y venta.

Dado lo avanzado de la fecha, con respecto a la feria del libro, aunque no se ha presentado oficialmente a los medios, si va a estar disponible para su venta en la propia feria, en Zamora, en el Stand del Instituto.

En fecha posterior se anunciará su presentación.

El libro mantiene la portada de la obra original.

Francisco Martín, Catedrático de Literatura y natural de Villalba,  buen conocedor de esta obra, decía en su intervención del acto de clausura del Centenario a Pedro Alvarez, y en relación a esta obra, comparada con la de La Familia de Pascual Duarte, de Camilo José Cela

Además, como consecuencia de una sociedad desgarrada por el enfrentamiento civil, tan cruento como innecesario, la atmósfera que envuelve a este realismo costumbrista no deja de ser tremendista, movimiento literario, el “tremendismo”, en boga en aquellos años, y popularizado por Camilo J. Cela ensu libro “La familia de Pascual Duarte”, que en nada sobrepasa, a mi entender, a “Nasa”, obra rotunda, definitiva, con personajes antiheroicos, que, más que vivir, se encuentran arrastrados por la vida. Sobre ellos, se cierne inevitablemente la obsesión de la muerte, del desastre y de la destrucción; o en los “Chachos”, no menos tremendista, aunque tamizada por la ingenua y conmovedora ternura de los protagonistas, y todo ello con una indiferencia por lo político, ya que las interferencias del acontecimiento real exterior, a nuestro autor, no le entusiasman. El resultado es que nos presenta unos personajes que son verdaderas etopeyas, tipos fácilmente reconocibles, a los que el autor no va definiendo, sino que son ellos mismos, los propios actores, los que con sus intervenciones, con sus sabrosísimos diálogos, van perfilando su modo de ser y comportamiento; en ellos se articula la narración por el recurso constante al diálogo.