PRENSA DEL A�O 2009

 

 

 
La Virgen de las Angustias, en el cartel anunciador de la Semana Santa de Villalba de la Lampreana
17-03-2009 la opini�n de Zamora. Especial Semana Santa
 

La Virgen de las Angustias, m�s conocida como Nuestra Madre es la imagen elegida para anunciar este a�o la Semana Santa de Villalba de la Lampreana. En la localidad se celebr� un concurso de carteles y se decidi�, por votaci�n popular, el ganador. Al certamen se presentaron 17 obras.

Una vez conocido el ganador, ser� el Ayuntamiento de la localidad el que se encargue de la impresi�n del cartel para difundir la Semana de Pasi�n. Villalba cuenta con una expl�ndida Semana Santa que es vivida con gran intensidad y al calor de una gran piedad popular, adem�s de los servicios religiosos que se celebran en la Iglesia parroquial para conmemorar La Pasi�n, Muerte y Resurrecci�n del Se�or.

Villalba cuenta con piadosas procesiones en las que las im�genes son portadas a hombros y de rodillas, en se�al de penitencia, a la salida y entrada en el Templo. Los desfiles procesionales dan comienzo el Mi�rcoles Santo por la noche con la procesi�n de Jesus Nazareno y la Dolorosa, el Jueves Santo tiene lugar la procesi�n del Cristo de la Vera Cruz, impresionante imagen de principios del siglo XVI , el Viernes Santo tiene lugar la procesi�n del Viacrucis Penitencial y ya por la noche desfilan la imagen del Santo Entierro y la de la Virgen de las Angustias, una imagen de la Piedad perteneciente a la Escuela Castellana, conocida popularmente como "Nuestra Madre de las Angustias" es  una de las advocaciones m�s arraigadas en la localidad y a la que los villalbeses y villalbesas rinden especial veneraci�n.

 

Pedro Alvarez. Los chachos y Anabel

Durante cuatro a�os la profesora Almendral ha buceado en la Biblioteca Nacional

 Opinion de Zamora 12-01-2009

HERMINIO RAMOS P�REZ. El Instituto de Estudios Zamoranos present� d�as atr�s la novela "Los Chachos" obra del autor zamorano don Pedro Alvarez. Olvidada y desconocida la obra de este autor, el Instituto concede a la profesora do�a Ana Isabel Almendral Oppermam una beca que avala acad�micamente el profesor de Lengua y Literatura tambi�nzamorano don Jos� Fradejas Lebrero.
Durante cuatro a�os, la profesora Almendral a trav�s de la Biblioteca Nacional, las hemerotecas y recopilando toda clase de citas, recuerdos y prensa consigui� recuperar toda la obra del autor incluyendo el estudio critico literario, trabajo que entreg� en el 2005. En "Los Chachos", el autor recuerda su tierra, verdadera constate en la obra de todo zamorano aun perdido en el exilio, que siempre recuerda, evoca y pasea en sus recuerdos por su tierra.
El presidente del Instituto, Pedro Garc�a, hizo un resumen apretado de todo el proceso de la beca y del trabajo de la profesora Almendral, anunciando que dentro del a�o que comenz�bamos, el instituto publicar�a la segunda novela del conjunto de la recopilaci�n del trabajo de la profesora. Seg�n el presidente el retraso era cuesti�n de presupuestos. El vicepresidente, Miguel Gamazo, record� en su intervenci�n, detalles del vocabulario, nombres y top�nimos de esa inmensa riqueza que en nuestro mundo rural se conserva como fil�n desconocido que sin duda espera, como el trabajo de Anabel, la mano �gil y la entrega decidida a trabajos de tal envergadura.
Los dos hijos del autor presentes en el acto de presentaci�n dieron las gracias m�s con la emoci�n que con las palabras en un momento en el que recordar a su padre estaba por encima de los protocolos e incluso de las m�s delicadas formas.
Hemos de agradecer siempre a la profesora Almendral la elecci�n de ese trabajo que recupera para la historia de esta tierra una figura, y con ella y su obra una �poca entre sombras como conducencia de los acontecimientos hist�ricos que se suceden.
Todos esperamos conocer el conjunto del trabajo de la profesora Almendral y el conocer la obra de este zamorano del exilio de su tierra, cuyo apellido est� cargado de los recuerdos m�s �ntimos de muchas generaciones que sobre el pupitre lo grabaron a fuego lento en su memoria y en su coraz�n. Las tierras l�mite de la Lampreana y del Pan son ricas en car�cteres, en contrastes y en riqueza de valores como consecuencia de ser puerta abierta a toda luz que llega. Estas son ese mirador, adem�s de puerta hacia la Tierra de Campos, lo que alguien llam� Campos de Tierra, que nos une a trav�s de la obra de Pedro Alvarez. Y �ste habr� sonre�do, sin duda, desde el silencio de la ausencia, al escuchar a alguien de los asistentes que preguntaba por la ausencia de la autora recuperadora del trabajo. Siempre hay olvidos, fallos, indelicadezas. Muchas veces el tiempo y las circunstancias ajenas al programa e incluso al protocolo, nos lleva a caer en estos fallos, que como se ve no pasan desapercibidos para el respetable, que acude para enriquecerse con las aportaciones de los expertos. Sin duda ah� queda, pero fue una nota destacada la ausencia de la autora del trabajo. Esperemos que un d�a la profesora Almendral nos ofrezca la emoci�n de seguir el desarrollo de la obra de un paisano que ya est� en la historia de las letras de las Tierras del Duero.

 

�Por San Ant�n, la gallinita pon�

Arcenillas, Cuelgamures y Villalba de la Lampreana celebran la festividad del patr�n de los animales con procesiones y subastas

La Opini�n 18-01-2009

S. RAMOS / B. A. Arcenillas y Cuelgamures celebraron ayer la festividad en honor a San Antonio Abad, d�a grande para los animales que recibieron la tradicional bendici�n anual y para los j�venes de ambos municipios, que participaron activamente de los distintos actos previstos en el programa.
En el caso de Arcenillas las quintas fueron las encargadas de transportar al santo en andas durante la procesi�n que se desarrollaba a continuaci�n de la misa, amenizada por un grupo de m�sica tradicional y con mayor n�mero de personas por coincidir esta edici�n en fin de semana.
Gabriel Benavides, el p�rroco de la localidad, realiz� la bendici�n de los animales a las puertas de la iglesia de Nuestra Se�ora de la Asunci�n una vez concluida la misa. "Por San Ant�n, la gallinita pon, y si no pon, retortij�n". El refr�n, uno entre decenas de ellos que conoce bien la gente del mundo rural, alude al periodo m�s fecundo de las "pitas", cuando recuperan su condici�n de ponedoras aumentando la producci�n de huevos que estaba debilitada "despu�s de los calores". "Por San Ant�n, refajo y capa pon" o "Hasta San Ant�n, Pascuas son", forman parte del rico acervo tradicional de dichos y refranes que ayer recordaban los fieles seguidores de un santo que debe su popularidad a la protecci�n que procur� a los animales.
En Cuelgamures, como es costumbre, los j�venes comenzaron a media ma�ana, la pedida del aguinaldo, a la que respondieron con generosidad sus paisanos, que hac�an entrega de productos t�picos de la matanza del cerdo: salchichones, chorizos, tocino, costillas? que m�s tarde eran subastados a las puertas del templo una vez finalizada la misa y la procesi�n.
En ambos pueblos la fiesta continuaba por la tarde con la verbena popular.
La localidad de Villalba de la Lampreana tambi�n rindi� ayer honores al Santo Patr�n de los animales.
Los actos dieron comienzo con una misa y tras ella se sac� la imagen de San Ant�n en procesi�n portada por los mozos de la localidad. La imagen iba profusamente adornada con una tradicional rosca y con cadenas realizadas con frutos t�picos de la temporada.
La procesi�n cont� con un gran numero de fieles que acompa�aron a la imagen en su recorrido por las calles de la localidad terracampina.
Una vez concluido el desfile se procedi� a la subasta de dulces y animales en el p�rtico de templo donde los vecinos pujaron animadamente por los productos donados.

 

 

Reivindican la obra de Pedro Alvarez en el centenario de su nacimiento

Los expertos destacan la singularidad del l�xico del escritor zamorano, que recoge el habla popular de la regi�n

 


Miguel Gamazo y Pedro Garc�a, en los extremos, conversan con los hijos del novelista.  Foto David Rodr�guez.

3-01-2009

JES�S HERN�NDEZ. Reivindican la obra literaria de Pedro Alvarez, el escritor y periodista zamorano. La presentaci�n de la novela "Los chachos", ayer, en la sala de Caja Espa�a, sirvi� para destacar dos cosas: la val�a de una escritura y el olvido de esa creaci�n. Lo se�alaron Pedro Garc�a y Miguel Gamazo, presidente y vicepresidente de la instituci�n promotora de la reedici�n del trabajo, aparecido originariamente en 1943. Los hijos del autor de Villalba de la Lampreana, Rafael Mar�a y Pedro Alvarez Su�rez, tambi�n participaron en el acto cultural, y evocaron la figura paterna desde dos planos: el familiar y el creativo. Desvelaron singularidades que el p�blico desconoc�a.
Pedro Garc�a y
Miguel Gamazo destacaron el excelente uso del lenguaje que el autor de "Los chachos" hace en �sa y en las restantes obras literarias ("Cada cien ratas, un permiso", "Nasa", "Los colegiales de San Marcos" y "El vivir humilde"). Es tesis que comparten, y as� lo han expuesto, los profesores Jos� Fradejas Lebrero y Ana-Isabel Almendral, estudiosos de la producci�n del zamorano. El l�xico de estas tierras, vinculado al pueblo y a las antiguas labores agr�colas, se halla bien representado y utilizado en las p�ginas de Alvarez G�mez.
El centenario del nacimiento del escritor, que estudi� la carrera de Derecho y dirigi� varios peri�dicos, se cumple este a�o que acaba de iniciarse. La reedici�n de "Los chachos" constituye, de hecho, un homenaje al autor en la conmemoraci�n.